Conductas inadecuadas

Comprenden los siguientes procedimientos o "castigos":

La retirada de atención

Aislamiento

Pérdida de privilegios

 

La retirada de atención

Es la técnica más difícil de poner en práctica. Consiste en retirar la atención del niño una vez que éste realiza un comportamiento no inadecuado.

  • Es una forma muy eficaz de enseñar a los alumnos con TDAH que su mal comportamiento no merece la atención del profesor. Esto les desanimará a repetirla.
  • Exige de los profesores grandes dosis de autocontrol y de constancia.
  • Es un método para disminuir determinadas conductas, pero no para detener o eliminar comportamientos graves o peligrosos. Si un niño golpea a otro, desobedece las órdenes, insulta o destruye la propiedad ajena, utilice cualquier otra forma de castigo.

Para aplicar el vacío:

  • Anote los comportamientos que usted puede controlar con este método.
  • Anote las cosas que usted puede hacer cuando el niño con TDAH realice alguna de las conductas apuntadas. Usted puede ignorarle dándole la espalda, alejándose de él o hablando con otra persona, por ejemplo.
  • Tenga en cuenta que las cosas suelen empeorar antes de mejorar. Una vez que usted retire la atención al niño, éste incrementará el comportamiento molesto.
  • Si su alumno sigue intentando llamar la atención pataleando, rompiendo algo o insultando, pídale que se detenga. Si no lo hace, aplique el "tiempo fuera" o aplique la "pérdida de privilegios".

Aislamiento

Cuando el niño con TDAH realice algún comportamiento incorrecto, usted puede "aislarle"; haga que pase unos minutos en un rincón o en cualquier otro sitio aburrido donde no pueda encontrar nada divertido para hacer.

Esta técnica:

  • Da al niño la oportunidad de tranquilizarse.
  • Detiene el conflicto que éste puede estar generando en los demás.
  • Hace que los demás alumnos dejen de prestarle atención y distraerse con esta conducta incorrecta.
  • Reduce la probabilidad de que el comportamiento empeore.

Al aplicar el aislamiento tenga en cuenta las siguientes pautas:

  • Es muy eficaz en niños de entre 2 y 10 años.
  • Utilícelo sólo para detener conductas o reacciones violentas.
  • Aplíquelo después de una advertencia. Por ejemplo, dígale a su alumno: "David, la próxima vez que tires un avión de papel, irás al tiempo fuera". Si el niño desobedece al profesor, se le llevará al lugar de aislamiento.
  • Ponga en marcha el "tiempo fuera" inmediatamente después de que se haya producido la mala conducta.
  • Informe al niño del tiempo que permanecerá aislado. Para niños mayores de seis años, suele ser suficiente con cinco minutos; de otra forma, es posible que el niño se acostumbre al castigo y éste pierda su efecto.
  • El lugar de aislamiento debe ser aburrido.
  • Al poner al niño en "tiempo fuera", evite las argumentaciones largas, ya que éstas pueden actuar como reforzadores y aumentar la desobediencia.
  • Si el niño se niega a marcharse al lugar de aislamiento, aumente un minuto extra por cada minuto que se retrase en entrar allí o quítele un privilegio.
  • Si el niño sale del aislamiento antes de tiempo, adviértale que empezará a contar el tiempo de nuevo.
  • Una vez que el niño salga del aislamiento, alabe al niño por la primera conducta positiva que realice. De esta forma, usted evitará que éste le rechace por haberle castigado.

Pérdida de privilegios

Con la aplicación de esta técnica, el niño debe pagar con un beneficio o privilegio la realización de una conducta inadecuada. Es un método muy adecuado para niños mayores y adolescentes con TDAH.

Al aplicar el coste de respuesta tenga en cuenta lo siguiente:

  • El número de privilegios a suprimir y el tiempo durante el cual no se podrán disfrutar deben adaptarse a la edad del niño y a la gravedad de cada comportamiento.
  • Cuando retire el privilegio, su actitud debe ser tranquila y firme. Además, una vez que el niño haya perdido el privilegio, aceptado el castigo y el tiempo haya pasado, olvide el incidente.
  • Intente variar los privilegios que suprima para que este método no pierda eficacia. Se recomienda que sean los propios alumnos en una tutoría quienes los elijan.
  • Combine esta técnica con las que se utilizan para obtener conductas deseables.