Combinación de procedimientos

Los siguientes procedimientos pueden utilizarse tanto para aumentar/mantener como para disminuir/eliminar determinadas conductas.

Economía de fichas

Contrato de contingencias

 

Economía de fichas

Es un procedimiento que refuerza el buen comportamiento y elimina/reduce la mala conducta mediante la utilización de fichas, vales o tarjetas.

Esta técnica es muy recomendable para niños de 5 a 12 años.

Consiste en que cuando el niño se porte bien, gane un determinado número de fichas, y cuando haga algo inadecuado, las pierda.

Una determinada cantidad de fichas se canjea por distintos premios.

La lista con las conductas que se desean obtener tienen que estar a la vista del niño, así como la cantidad de fichas conseguidas.

Para llevar a cabo este método se deben seguir las siguientes pautas:

  • Seleccione el comportamiento que desea modificar. Por ejemplo, la forma en que el alumno interactúa socialmente, el tiempo en que el niño permanece sentado en su mesa de trabajo, etc.
  • Decida qué tipo de fichas se otorgarán cada vez que el niño se comporte como usted desea (fichas con forma de estrellas, soles, cruces, etc.)
  • Elabore un listado de privilegios por los que pueden cambiarse las fichas que se hayan conseguido. Por ejemplo, cinco fichas pueden equivaler a una chocolatina.
  • Establezca el valor de las conductas que desea obtener (por ejemplo, dejar de molestar a la compañera que se sienta delante equivale a una ficha). Si se trata de una conducta compleja, deberá segmentarla en sub-conductas y determinar el valor en fichas de cada una de ellas.
  • Al principio, no sea demasiado exigente al determinar las condiciones para obtener fichas; de esta forma, será más fácil que el niño tenga éxito. Incremente la exigencia de estas condiciones poco a poco.
  • Al comenzar con esta técnica, intercambie las fichas por los premios establecidos diariamente.
  • Evalúe continuamente la eficacia de la técnica añadiendo o suprimiendo objetivos, o modificando los premios.
  • Retire paulatinamente las fichas. Por ejemplo: al principio, usted le dará fichas al alumno cada vez que éste complete una etapa de una actividad escolar determinada. Pasado un tiempo, usted puede pasar a concederle fichas sólo después de que éste haya realizado el trabajo completo. O plantear un contrato de contingencias, lo que implicará una mayor demora en la recompensa.

Contrato de contingencias

Consiste en establecer una negociación, un contrato por escrito, entre el profesor y el alumno. En este contrato se especifica claramente qué es lo que se espera del niño (en el plano académico y conductual) a medio y largo plazo, y que ocurrirá si logra llevarlo a cabo o no.

Por ejemplo, al comenzar la etapa escolar, el contrato puede establecer que el niño debe aprobar la asignatura de matemáticas al final del trimestre. Si lo logra, podrá sumarse al grupo de teatro del colegio.

Al poner en práctica un contrato de contingencias deben tenerse en cuenta los siguientes factores:

  • Es eficaz en niños con TDAH cuya edad supere los seis años; no es adecuado ponerlo en práctica con niños pequeños.
  • Es recomendable que este tipo de contrato se establezca antes de que se produzcan las contingencias.
  • Los objetivos planteados deben ser realistas; relativamente fáciles de conseguir al principio, pasando posteriormente a contratos con objetivos más difíciles.
  • Las recompensas tienen que ser valiosas para el niño. Además, se debe intentar cambiarlas con cierta frecuencia, para evitar que se acostumbre a ellas.
  • El alumno debe intervenir plenamente en las negociaciones.

Pautas para la realización del contrato de contingencias:

  • El contrato debe ser negociado entre usted y su alumno.
  • En el contrato deben explicitarse claramente las conductas que espera de su alumno y las consecuencias positivas (recompensas/privilegios) o negativas (pérdida de privilegios) que éste obtendrá por realizarlas o no.
  • El contrato debe revisarse periódicamente para evaluar su cumplimiento e introducir las modificaciones que usted y su alumno consideren convenientes.
  • Dentro del contrato de contingencias, usted puede introducir un sistema de economía de fichas para reforzar su éxito.
  • Elimine gradualmente las recompensas materiales y sustitúyalas por recompensas sociales (alabanzas) y/o actividades con las que su alumno disfrute.