Características positivas

Los niños con TDAH suelen tener problemas para relacionarse con las personas que los rodean. Sus síntomas suelen dar lugar a conductas inadecuadas, generando discusiones y peleas con sus familiares, profesores y amigos. Sin embargo, este trastorno también da lugar a características muy positivas; sólo hace falta que usted se tome el tiempo para descubrirlas.

Así, los niños con TDAH:

  • Pueden hacer muchas cosas al mismo tiempo.
  • Tienen un gran sentido del humor.
  • Son muy curiosos.
  • Poseen una aguda intuición, perciben detalles que otras personas no detectan.
  • Tienen una mayor capacidad de empatía. Saben lo que una persona siente cuando se mete en problemas o cuando se burlan de ella, entonces puede entender a los demás.
  • Son sinceros, leales y confiables.
  • Tienen mucha energía y siempre están listos para ayudar.
  • Son muy imaginativos, espontáneos y creativos.
  • Son más divertidos que la mayoría de los niños.
  • Son muy cariñosos.
  • Siempre están dispuestos a hacer nuevos amigos.
  • Se preocupan mucho por su familia.
  • Son muy curiosos.
  • No guardan rencor, perdonan fácilmente.
  • Son optimistas.